En los últimos días de septiembre estuve en una reunión en la India con un cliente hablando sobre la adopción de la Nube para su empresa. Fui saludado por el CIO, estrechamos nuestras manos e intercambiamos tarjetas de presentación y casi inmediatamente él dijo: “yo sé que tú estás aquí para venderme Cloud, pero para ahorrarte tiempo te digo que no estoy interesado”. Esta no es una reacción poco común, pero quería entender de dónde provenía y por ello le pregunté cuál era la razón, lo cual respondió: “un buen número de Integradores en el mercado de la India me han dicho que debería tomar todos mis VMs (máquinas virtuales) en mi Datacenter y moverlos a la nube inmediatamente para reducir costos. Debes entender que eso no es verdad, habiendo realizado inversiones en Software, Hardware, Infraestructura de Datacenter, empleados, entrenamientos, etc. Solamente migrando VMs a la nube no reduciré mis costos”. Mi respuesta fue “Si todo el mundo te está diciendo que la Nube es sólo para mover tus VMs a una locación diferente… estoy de acuerdo contigo. No deberías hacerlo. Tienes una inversión funcional, en personal y servicios. Ese tipo de propuesta de valor para una gran empresa como la tuya no tiene sentido”.

Si bien algunos SMBs (Bloques de Mensajes de Servidores) “podrían” obtener beneficios en los costos simplificando la gestión de la infraestructura en la nube, cuando se trata de empresas con inversiones estratégicas en infraestructura, operaciones y aplicaciones de TI a largo plazo, esto rara vez ocurre. Estoy convencido de que no importa cuántas horas gastemos trabajando en estudios de TCO (costo total de propiedad), cuando se trata de la Nube, el discurso costo a nivel de las grandes empresas no va a funcionar. De todas maneras, hay una serie de lineamientos a tener en cuenta.

  • En la mayoría de las empresas, la adopción de la Nube no es un proyecto de TI.
  • La migración de información en sí no debe ser un proyecto de ahorro de costos, sino más bien un habilitador de nuevos negocios. El valor agregado debe ser más que sólo el costo.
  • La adopción de la Nube debe ser tomada como una respuesta a una necesidad de negocio, para la creación de nuevos mercados y oportunidades; hacer de tus competidores obsoletos y entregar soluciones que sean verdadera y naturalmente globales, con el tiempo de entrega exponencialmente más rápido.

El marco básico para el diseño de la estrategia Cloud son:

  • Comprender la dirección del negocio;
  • entender hacia dónde se está dirigiendo la empresa y cómo va a evolucionar en los próximos años;
  • saber qué están haciendo los competidores;
  • reconocer cuáles serán las próximas necesidades;
  • observar los clientes actuales y los futuros, por lo que es importante reevaluar constantemente tus servicios desde la experiencia y la perspectiva del cliente;
  • tener presentes las regulaciones gubernamentales y otras variables incontrolables, dado que los gobiernos están empezando a tener opinión sobre lo que se puede y no se puede hacer en la Nube.

Una buena estrategia debe incluir la planificación para que, si fuese necesario, las aplicaciones y la información se pueden dividir en Pública y Privada, rápido y sin mucha complejidad.

Un análisis multidimensional de estas variables proporcionarán los conocimientos necesarios para diseñar una exitosa Estrategia de Nube Empresarial. Después de eso, será importante encontrar el aliado de tecnología, para trabajar en los detalles y ayudar a implementarlos. Y, si se ejecuta correctamente, el negocio pasará al siguiente nivel y nuevas oportunidades serán develadas. Pero comenzando al revés, partir de “Vamos a la Nube”, buscando algo que quepa en la nube, te hará pasar de la exploración a la frustración.

Sergio Klarreich,
Chief Technology Officer en Softline International.
Analiza los beneficios y las implicancias que demanda la migración de las empresas al mundo Cloud.