A la hora de una implementación de ERP hay muchas cosas en las que pensar. La “garantía del éxito” no se asegura solamente con una implementación realizada por una gran prestigiosa consultora, y un ERP con reputación en el mercado mundial.

¿Cómo asegurar que la implementación de ERP sea exitosa?

Tras la investigación de varios casos y proyectos que fallaron en la implementación de ERP, se pueden determinar cuáles son los factores de éxito. En una empresa es muy importante contar con todos los que logran que la misma funcione de verdad.

Involucrar a toda la organización en el proyecto

Empezando por el CEO y terminando por los usuarios, todos los colaboradores de la empresa deben tener una mayor o menor implicación en el proyecto y ser conscientes de ello y de su papel en el mismo.

Los Directores, Responsables de área, Jefes de sección, deben de tener claro que el nuevo sistema de información se implementa para mejorar, hacer crecer a la compañía y a ellos mismos. Deben de establecer, desde el primer momento del proyecto, sus objetivos y los de los miembros de sus equipos y embeber las tareas del proyecto en sus tareas diarias formando parte de las mismas.

Participación de la Dirección General

En el importante papel que juega la Dirección de la compañía no sólo hay un componente de seguimiento y toma de decisión del proyecto, sino que su principal aporte debe ser la claridad de la definición de los objetivos. También, la comunicación y motivación a la organización trasladando los avances en los objetivos marcados, las dificultades e inconvenientes, premiando los éxitos individuales y colectivos del proyecto, y que el nuevo sistema se asimile como crucial para el negocio.

No se trata sólo de vigilar para obtener resultados rápidos dejando en manos de una consultora el proyecto. La idea es que inspire a sus colaboradores para que, sirviéndose del nuevo sistema, se construya entre todos una mejor empresa fortaleciendo su posición e incorporando mejores prácticas. En definitiva, el proyecto de implementación de ERP debe de ser considerado como una actividad “habitual” más de la empresa y de sus integrantes. De hecho, en las organizaciones es habitual abordar proyectos tecnológicos de mejora forma continua: sistemas ERP, CRM, BI, TMS.

Participación del implementador

Aunque la experiencia del equipo es esencial, aún lo es más la certera comprensión del proyecto y de los objetivos de la compañía que lleve a los consultores a conocer su responsabilidad y les genere un fuerte compromiso con el resultado. Deben de participar conjuntamente con la empresa en la definición de los objetivos precisos y claros del proyecto, deben de tener similares sistemas de recompensa por el éxito del proyecto y, por supuesto, una justa retribución por sus esfuerzos.

Por Teresa Núñez
Directora Siges Solutions – Grupo Hodei