En la actualidad, la comoditización de productos de consumo masivo, hacen cada vez más importante como factor diferenciador en el mercado, el cumplimiento de las entregas en tiempo y forma. De esta manera, las empresas que operan en el sector de logística y distribución se ven obligadas a incorporar tecnología para mejorar todos los procesos de la misma y optimizar sus tiempos.

Empresas con carteras de clientes numerosas o con una extensa distribución geográfica tienen como objetivo hacer una gestión eficiente de sus procesos de distribución y logística, ya que los mismos representan una parte sustancial de sus costos operativos.

Disponer de un sistema que integre las áreas de recepción de pedidos, armado de lotes de entrega, y administración de los vehículos para realizar la distribución, es una tarea fundamental a la hora de mejorar y sostener la calidad en el servicio al cliente.

Los sistemas de gestión están orientados a resolver procesos cruciales en el segmento de logística y distribución. Desde armado y planificación de viajes sobre pedidos, generación de la documentación por viaje (Factura, Remito, COT, etc.) y diagramación de rutas por zonas; sin dejar de lado la configuración de múltiples transportistas (flota propia o de terceros), definición de esquemas de reparto y la administración de la trazabilidad de los productos a entregar a los clientes.

Al ser cada vez más las exigencias del mercado, contar con la tecnología adecuada se vuelve prácticamente una obligación; su incorporación permite aumentar la productividad y competitividad de las empresas, ya que facilita la toma de decisiones confiables garantizando la optimización de resultados. Los sistemas de gestión otorgan a este sector la capacidad de optimizar la rentabilidad del negocio.

Por Fabián Guerra,
Director Comercial de Softland Argentina